¿Te gusta comer?, pero digo comer de verdad, no esa comida basura rápida, ni platitos de diseño que al final te vas con el estómago vacío. Pues si es así visita todas las entradas que vienen aquí recogidas y por favor haz tus comentarios. Todo el material de este blog está a disposición del navegante. LOS FOGONES DE MI MEMORIA sólo desea saber que uso se hace de él.
Este blog está en linea desde el 17-10-2010.

martes, 2 de noviembre de 2010

HORNILLAS DE CARBÓN

Las casas reflejan la forma de vida de nuestros antepasados, con sus costumbres y sus hábitos diarios.

Mi memoria me transporta en el tiempo, magnificando mis sentidos, viendo con nitidez subjetiva las viejas cocinas de carbón de mi familia.

Presididas entonces todas ellas por unas hornillas en forma de banco de obra adosado en la pared, de aproximadamente un metro de altura, solados de ladrillo visto y rojo o de rudimentarios azulejos de colores apagados.

Con fogones redondos de hierro (hornillas) en su parte superior y con unas pequeñas bocas cuadradas en el frontal de unas galerías por las que se accedía al fondo de cada uno de los fogones (bocas de las hornillas).

Para cocinar, calentar agua o algún alimento, o para calentar la plancha antes de la llegada de la electricidad, se colocaba carbón o cisco vegetal dentro de los fogones (cuyo fondo enrejado solo dejaba pasar la ceniza hacia abajo a medida que el carbón se iba consumiendo) y se encendía la candela introduciendo papeles ardiendo por las bocas de las hornillas.

Si se quería avivar el fuego se hacía "aventando" por medio del "aventaó" redondo de esparto en la boca cuadrada de la hornilla. Si se deseaba cocinar a "fuego lento" se recurría a dejar el guiso sobre las brasas de carbón medio apagadas.

Las hornillas además de contener el carbón con las brasas ardiendo, servían de apoyo a ollas, cacerolas, cazos y peroles y limitaba la zona de ascuas (arriba) y cenizas que caían hacia abajo; en donde también reposaba la tenaza dispuesta para servir en cualquier instante.

Según parece este tipo de hornillas ya se usaba en el siglo XIX. Yo tuve la gran suerte de verlos funcionar hasta los años setenta del siglo XX, con la llegada del gas butano, que poco a poco los fue sustituyendo.

Terminada la comida se fregaba en uno o dos lebrillos pequeños, embutidos en la misma obra de mampostería de la hornilla, de manera que el agua se echaba de un recipiente y desaguaba, gracias a un tubo, en un cubo de zinc que se colocaba debajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada